Skip navigation
2comentarios
Compartir conversación: Share via:

MarianaGuerra

mar 6, 2019
08:23

Moderador/a


1 |
Share via:

Muchas gracias por tu participación. La idea es muy buena y la pagina web es bastante informativa. Entiendo que esta no es exactamente una propuesta para la app MaaS Madrid, talvez habría que pensar una forma de colaboración entre las dos plataformas.

En nuestro reto buscamos fomentar la idea de multimovilidad. Entendemos que la idea de compartir coches avanza mucho en relación al modelo de coche privado de uso individual. Sin embargo, podríamos intentar ir un poco más lejos, hacia un modelo de movilidad urbana en que los distintos modos de transporte se complementan (y no compitan entre sí). Para avanzar en el diseño de la propuesta, dejo aquí algunas preguntas:

¿Cómo Bewego podría incentivar la utilización de otros modos de transporte, además del coche?

¿Cómo Bewego podría incentivar la utilización de coches eléctricos?

¿Cómo Bewego podría contribuir para la adopción de esquemas de gestión inteligente del aparcamiento (prioridad para VAOs y vehículos limpios)?


EquipoDedoCar

abr 21, 2019
06:04

Miembro


2 |
Share via:

Hola.

Ya que parece que Bewego no contesta, permite que lo haga un proyecto muy similar (DedoCar.org), con una app de auto-stop para compartir coche al trabajo.

En cuanto a incentivar el uso de distintos modos de transporte, ahora hay unos patinetes eléctricos plegables que son extraordinariamente convenientes para recorrer "la última milla", cuando la mayoría del trayecto se realiza en un coche compartido.
De esta forma, alguien que no vive cerca de una calle o carretera bien frecuentada por muchos coches, se puede acercar hasta ella en su patinete, esperar el paso de un coche que vaya en su misma dirección (para hacer como pasajero el grueso de su desplazamiento), abandonarlo cuando el conductor pase cerca del destino del pasajero, y finalizar en patinete el viaje hasta su lugar de estudios o de trabajo. Esta extensión de la ruta en patinete eléctrico (sobre lo que esa persona estaría dispuesta a caminar), hace que resulte mucho más probable que se den coincidencias parciales de trayectos entre conductores y pasajeros, porque muchas más personas resulten ser compatibles.

Que el coche sea eléctrico, puede ser un aliciente añadido. Pero lo importante es que sea compartido por cuantas más personas mejor. Porque un coche que lleva 3 pasajeros (aunque fuera el más viejo de los diesel) ya contamina la cuarta parte que si cada viajero hubiera ido en el suyo. Y además requiere una sola plaza de aparcamiento (en vez de 4), y los tres coches que dejan de mover los pasajeros, ya no contribuyen a formar atascos de tráfico (en los que el coche consume y contamina un 80% más de lo normal).

Cuando hay una aplicación de móvil que gestiona el uso compartido de los coches (sobre todo si lo hace en tiempo real, como DedoCar), la plataforma que hay detrás se convierte en una valiosa fuente de datos, sobre los beneficios obtenidos gracias a la movilidad compartida (número de personas transportadas en cada viaje, kilómetros dejados de recorrer, energía ahorrada, o CO2 dejado de emitir. Estos datos son fácilmente exportables a otros sistemas (del municipio, por ejemplo) al objeto de incentivar el uso compartido mediante bonificaciones a la circulación, aparcamiento, exención de impuestos, etc.

Creo que estaremos de acuerdo en que los ciudadanos (sobre todo quienes han de desplazarse a diario a estudiar o trabajar), tienen importantes problemas que resolver, como el tiempo que pierden en sus desplazamientos (y su coste), la conveniencia y comodidad de uso (fácilmente disponibles cuando se necesitan, sin saturación en la hora punta, atascos de tráfico o problemas de aparcamiento), reducir el espacio urbano ocupado, y lograr la sostenibilidad de los medios de transporte (reducir la contaminación del aire que respiramos, el cambio climático y las materias primas y energía utilizados en su fabricación y uso).

Para conseguir todo ello, lo importante es maximizar la eficiencia. O sea: que cada vehículo que se mueva por la ciudad lleve ocupado el mayor número de plazas posible (sin importar de quién sea: Privado, público o de los que ahora se alquilan).

Creo importante romper algunos mitos. 
Lo malo no es ir en coche. Lo malo es que haya millones de personas yendo cada una en el suyo. Pero 6 de cada 10 españoles compartirían coche a diario para ahorrar, solo necesitan una app que presente (a ser posible sobre la marcha, sin reservas) a los que son compatibles, les ayude a ir juntos en un solo vehículo, y divida entre ellos el coste del viaje.
Un coche compartido es bastante eficiente. Por ejemplo, un autobús (que pesa 15 toneladas y consume combustible y contamina como 10 coches), cuando solo lleva 5 personas, de hecho estará contaminando más (tanto en términos absolutos, como por pasajero) que un coche. Y la balanza se inclinará todavía más a favor del coche si lleva varios pasajeros de camino al trabajo, además de su dueño. 
De ahí la importancia de gestionar bien las rutas de autobús, y de aprovechar bien los más de 4.000.000 de asientos libres que desperdician cada día los coches que se mueven por Madrid. Porque son más plazas (y además gratuitas) que personas se mueven en el metro y el autobús juntos.
Y porque estos coches que se pueden compartir realizan trayectos largos (los de quienes no viven y/o no trabajan tan en el centro de la ciudad), para los que el transporte público ya no es tan eficiente, puesto que supone un excesivo tiempo de desplazamiento. 
 

 

 

AÑADE TU COMENTARIO
Debes ingresar a tu cuenta para publicar un comentario.