Skip navigation
Share via:

Pitch

Implementación de un sistema de devolución de una cantidad de dinero al reciclar productos de un solo uso.


Descripción

En tu idea predomina la iniciativa:

Gestión de residuos


Si tu respuesta a la pregunta anterior ha sido “Otra”, especifica cuál.


¿Quiénes consideras que serían los principales beneficiarios de tu idea?

Comunidad universitaria UPM


Si tu respuesta a la pregunta anterior ha sido “Otros”, especifica quiénes.


¿Tu idea requiere la implicación en el proyecto de una entidad distinta de las que ya participan (UPM, IBERDROLA, IDAE)? En caso afirmativo, especifica cuál.

Una de las principales empresas fabricantes de estas máquinas es Tomra, empresa noruega que ya ha suministrado máquinas a otros paises. Por lo tanto, sería necesario un convenio de colaboración entre la empresa Tomra y la institución encargada de defender la implantación del sistema en la UPM.


¿Consideras que tu idea podrá ser implementada y tendrá repercusión? ¿Por qué?

Sí, para que la idea pueda ser implementada y se extienda, las cafeterías pueden optar por franquiciarse o por colaborar con la idea con la instalación de las unidades. Los beneficios que se obtienen son además de la contribución empresarial a la sostenibilidad, la fidelización de los clientes y el incentivo. 

 

En Alemania y en otros países europeos este tipo de máquinas existe desde hace años y se ha comprobado que los ciudadanos tiran menos plásticos a la basura.

 

En España, por normativa europea, se debería recuperar el 90% de los envases de las bebidas y con los métodos actuales no lo cumplimos. Nuestro sistema de retorno es la única manera que tenemos de conseguir este objetivo.


Describe tu idea en detalle.

La idea funciona de este modo:

 

Los productores (embotelladores, importadores o distribuidores) pagan el depósito, es decir, el valor económico asociado a cada envase (incentivo para que cada envase vuelva a la cadena de producción en las mejores condiciones para su reciclado) al operador del sistema por cada envase que lanzan al mercado.

 

Las cafeterías compran los productos y sus envases a los productores. Pagan el precio del producto más el depósito de cada envase y también cobran a los consumidores de las universidades por el envase a la hora de la compra, después devuelven su importe cuando éstos lo devuelven.

 

Los consumidores de la cafetería compran el producto envasado y pagan el depósito por cada envase al comercio. Cuando han consumido el producto, si entregan el envase vacío y en buenas condiciones se les devuelve íntegramente el depósito pagado. Si el consumidor no quiere devolver el envase, la cantidad ayuda a financiar nuestro sistema.

 

El operador del sistema devuelve a las cafeterías lo que han pagado a los consumidores según recibe los datos de parte de éstos, realiza la compensación entre los distintos miembros que participan en el ciclo. También se encarga de gestionar la logística de los envases, la correcta recuperación de los materiales y de controlar el flujo económico.

 

Por último, la Administración Pública se encarga de controlar la transparencia de las estadísticas y datos de la gestión del operador y audita las cuentas de todo el sistema.

 


Resume qué acciones sería necesario llevar a cabo para implementar tu idea.

Se trata de unos contenedores llamados “reverse vending” porque es lo contrario a lo que normalmente vemos. El aparato permite a los consumidores  devolver botellas o latas de bebidas, es decir, productos de un solo uso y recibir dinero a cambio.

 

La implicación de este sistema incrementa el precio de todos los productos de un único uso en 10 céntimos, un dinero que el consumidor podrá recuperar si los devuelve vacíos en el mismo comercio donde los compró, es decir, en la cafetería de la universidad.

 

Está estimado que el precio por unidad de estas máquinas varía entre los 3000 y 2000 euros según el tamaño, y serán los comercios los encargados de costearlo, para lo que necesitarían entre 2 y 3 años de amortización, según los cálculos más optimistas.


 

Nuestra idea, por tanto, requiere de la participación de los envasadores/importadores que realizan la adaptación informática de los envases, los consumidores de las cafeterías de las universidades que debemos adaptarnos al nuevo hábito de devolver los envases, la industria de la recuperación y reciclado que debe buscar nuevas salidas de alta gama para los materiales recuperados y los operadores que se encargarán de establecer un sistema transparente y eficiente, donde el flujo de dinero sea rápido y absolutamente fiable.

 


¿Podrías cuantificar la reducción de emisiones que aporta tu propuesta?


Si la respuesta anterior es “Sí”, explica cómo y cuánto.

Sí, estudios demuestran que el sistema de “reverse vending” en establecimientos acabaría con el abandono diario de 30 millones de envases. Aunque para calcularlo seria necesario saber la cantidad de envases de un solo uso que se utilizan en la cafeteria.

En España se consumen 51 millones de envases de bebidas de un solo uso cada día, lo que hace una cifra de 18000 millones al año. En España sigue funcionando el Sistema Integrado de Gestión o SIG (contenedores azul, amarillo y verde) que tan solo recoge selectivamente 3 de cada 10 envases. Cada día, en nuestro país se abandonan en el medio ambiente, se vierten o se incineran 28 millones de envases de bebidas.

 

Estas cifras demuestran que el sistema de gestión actual tiene unos índices de recogida selectiva ineficientes que, según el último informe de la Comisión Europea colocan a España en el puesto número 12 de gestión de residuos a nivel europeo, con niveles de recogida selectiva muy bajos (47% para el vidrio, 22% para el plástico y 20% para los metales), es decir, cerca del 35% de los envases de plástico, vidrio o metálicos.

 

Con nuestra propuesta, en el caso de la ETSII, al eliminar los platos y vasos desechables que se usan en el sistema actual, estamos evitando la emisión de alrededor de 2 kg CO2 eq por cada kg de papel reciclado. Teniendo en cuenta que el peso de un plato de este tipo es de unos 16g y de 5g el de un vaso, estaríamos evitando la emisión de entre 12,5 y 15 t de CO2 eq a la atmósfera. Atendiendo al total de la comunidad UPM, estos datos se podrían llegar a multiplicar por 10.

Además, habría que añadir las emisiones que se evitan al eliminar tickets, como ya hemos dicho.


Añade cualquier información adicional que consideres relevante para tu idea.

Hemos estado preguntando a varios clientes sobre su consumo en la cafeteria, y sobre como hacerlo mas ecológico. Y las conclusiones fueron que a pesar de que intentan ser más responsables a la hora de su consumo es muy complicado tal y como esta estructurada la cafetería. Por eso proponemos fomentar el reciclaje que no supone una gran inversión, a diferencia que cambiar la estructura del sistema de cafetería.
 

También realizamos varias entrevistas breves a algunos de los trabajadores de la cafetería de las que pudimos sacar valiosas conclusiones sobre su punto de vista del asunto. La mayoría de ello nos dijeron que intentan tomar todas las medidas que están en su mano a diario para reducir el gasto, como cambiar los platos de plástico a papel, pero también nos comentaron que por cuestiones de higiene, la cubertería tenía que ser de plástico, y los tuppers tenían que ser de plástico para poder usarlos en el microondas. 

 

Además nos dijeron que estarían contentos con un cambio para mejorar el reciclaje y reducir la cantidad de elementos de un solo uso y expresaron su descontento con el cambio de los tickets, ya que los nuevos tienen, según uno de los entrevistados “tamaño sábana”. En relación a esto, comentaron que habían intentado contactar con la empresa proveedora pero que les habían respondido que un nuevo cambio era muy difícil, ya que todas las universidades compartían sistema y sería demasiado caro, pero aún así ellos intentaban advertir al público de la cafetería del gasto que suponían los nuevos tickets, el cual comentaron que era de entre 6-7 euros el rollo, e incentivarlos a compartir ticket al hacer un pedido.  

 

En relación a nuestra idea, los empleados sugirieron que les parecería buena idea para fomentar el reciclaje en la ETSII y que no les supondría un problema aprender a utilizar estas máquinas siempre y cuando no fuera muy complicado y no aumentase su jornada laboral.