Skip navigation
Share via:

Pitch

Hagamos una ETSII mas verde-literalmente. Vistamos la Escuela de una variada vegetación que será regada por nuestro innovador sistema.


Descripción

Resumen

No se si es solo cosa nuestra o a vosotros también os lo parece pero... a nuestra escuela le falta un poco de color, el VERDE. Nuestro espacio de ocio ya ha mejorado con bancos en el exterior, pérgolas... Ahora nos toca aportar a nosotras. Queremos proponer un segundo uso de las placas solares, que sigue en la linea de reducir el impacto mediambiental que llevamos notando estos últimos años.

El sistema que hemos diseñado consiste en aprovechar la inclinación de las placas solares para que el agua de la lluvia deslice por ellas y sea recogida. De esta forma, estaríamos contrarrestando el bajo beneficio energético obtenido en días lluviosos, debido a la falta de luz solar, y estaríamos aprovechando esos días en otro sentido. Este agua sería almacenada en un depósito subterráneo para su posterior utilización.

En la fachada del edificio en cuyo techo se encuentran situadas las placas, plantaríamos especies de exterior que fueran resistentes a temperaturas extremas, así como lo más económicamente rentables posible, sin perder de vista el sentido estético. La distribución de estas plantas atendería a filas horizontales de macetas a lo largo de toda la pared, una encima de otra, con su debida separación. Todas estas hileras de macetas estarían conectadas al depósito de agua mediante una serie de tuberías. Mediante una bomba de presión, empujaríamos el agua desde el depósito hasta cada una de las macetas, a través del sistema de tuberías.

Con esta iniciativa no solo estamos aprovechando la instalación de las placas fotovoltaicas, sino que embelleceremos la fachada de la escuela y crearemos un entorno agradable. Además, las plantas absorben CO2 y liberan oxígeno, reduciendo así la temperatura ambiente y limpiando el aire de sustancias contaminantes.

Podéis conocer un poco más acerca de la propuesta mediante el siguiente enlace a nuestro vídeo descriptivo:https://youtu.be/J4lorDuqQ8o

 


¿Se trata de una propuesta de proyecto o de práctica?

Nosotras proponemos y dirigiremos el proyecto. Además, contaremos con el apoyo y la aprobación de la  Escuela,y con la colaboración de alumnos y profesores en su buen mantenimiento.


Problema a resolver u oportunidad a aprovechar

El cambio climático que venimos experimentando durante varias décadas es ya una constante en nuestras vidas y, además, depende precisamente de nosotros, de la acción del ser humano, para ser contrarrestado y difícilmente frenado.

La única solución frente al problema del cambio climático es la transformación del modelo energético actual en uno más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Los criterios para construir un modelo energético sostenible serían:

  • Ahorro y eficiencia energética: Una adecuada gestión de la demanda energética debe fundamentarse en la reducción del consumo energético actual, basado en el uso de combustibles fósiles, y en la mejora de la eficiencia energética, especialmente en el sector doméstico. El uso racional y eficiente de los recursos energéticos permite producir un producto o dar un servicio consumiendo menos energía y generando niveles inferiores de contaminación.
  • Energías renovables: Promoción de las energías limpias y renovables en sustitución de las energías fósiles que contaminan y esquilman los recursos naturales. La ventaja ambiental que más nos interesa en este sentido es que no producen emisiones de CO2 y otros gases contaminantes a la atmósfera, con lo que evitan el incremento del efecto invernadero y el cambio climático.

A todo esto debemos sumar el importante factor que juegan las ciudades como fuertes focos de contaminación. En España, se trata de Barcelona, Sevilla, Zaragoza y especialmente Madrid, donde se sobrepasan con creces los límites horarios de dióxido de carbono fijados en 200 microgramos por metro cúbico (según R.D. 1073/2003, transpuesto de la Directiva 1999/30/CE), a los que se suma una gran concentración de micropartículas. Dentro de las causas principales destacan el tráfico rodado y la frecuente falta de lluvias, lo que provoca que no se alcancen los niveles adecuados para garantizar una buena calidad del aire.

Es, precisamente, en la capital donde se encuentran los campus de la Universidad Politécnica de Madrid. Desde el punto de vista energético, la UPM se abastece de dos principales fuentes de energía: electricidad y gas natural. Entre el 2014 y 2018, el consumo promedio anual fue de 23 GWh (correspondiente al consumo anual de 2300 hogares) y el de gas estuvo alrededor de 8GWh. Si se compara con el número de estudiantes, se observa que el consumo anual de cada alumno es el equivalente al de un hogar medio en un mes. Es ahí donde entra de lleno nuestra propuesta, con el objetivo de reducir el consumo energético y convertirnos en una universidad pionera en dar un paso hacia la sostenibilidad energética.

En este proyecto nos centraremos en el Campus Madrid Ciudad, es decir, en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales, en donde el consumo promedio por alumno es de 540 kWh (no de los más altos, pero sí bastante considerable).

Así, observamos que las energías renovables son la clave para reducir el impacto del cambio climático y combatir los desmesurados niveles de contaminación que supone la energía producida por otras fuentes. Bien es cierto que el porcentaje de estas energías en nuestro país ha aumentado en los últimos años según los datos publicados por la Eurostat, sin embargo, el autoconsumo eléctrico es prácticamente nulo a pesar de tener uno de los contextos de futuro más favorable, principalmente, por nuestras condiciones climáticas.

El autoconsumo energético consiste en el uso de la energía generada por una instalación para el consumo propio. Su desarrollo permite a los consumidores el acceso a opciones más rentables y respetuosas con los límites del planeta, produce mayor independencia energética, contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y las necesidades de la red eléctrica. Además, la tecnología aplicada al desarrollo de las energías renovables las ha hecho más eficientes y económicas, de manera que son capaces de producir electricidad en condiciones menos favorables de radiación solar o viento, y en el caso de los paneles fotovoltaicos a un coste un 70% más bajo que hace una década.

Con la aprobación de Real Decreto 244/2019 el 5 de abril de 2019, en el que se derogó el impuesto al sol y se avala la instalación de plantas fotovoltaicas en las cubiertas de viviendas y edificios, se nos presta un escenario ideal para su instalación en nuestra Escuela. 

 


Descripción

Como hemos comentado en la breve descripción, en nuestra opinión, es evidente la falta de vegetación en gran parte de nuestra Escuela, especialmente en las zonas de recreo donde, creemos, sería interesante promover su plantación para mejorarla tanto estética como medioambientalmente. Sin embargo, esta idea conforma el uso adicional, que adelante se explicará con mayor detalle, que le daríamos a los paneles de placas fotovoltaicas que generarían energía renovable para su uso en la Escuela, lo que sería su labor principal. La superficie escogida para su ubicación es el tejado del edificio situado a la izquierda del espacio de recreo conocido entre los estudiantes como “la piscina”, que cubre alrededor de 496 m2.

Sobre esta superficie se construiría la estructura de soporte de las placas solares que se encargaría de orientar los paneles y proporcionarles sujeción. La instalación presentaría una orientación sur y una inclinación de 30 grados para que el rendimiento fuera el máximo posible.

La instalación de paneles solares en la Escuela resulta además interesante porque las horas pico de concentración de usuarios y de trabajo suelen coincidir con las de mayor irradiación solar.

Según muestran los datos recogidos por la AEMET, en España, en los meses de diciembre y julio, las cifras de irradiación solar directa varían desde 1.26 hasta los 6 kW/m2 respectivamente, lo que supone una producción diaria de entre 0,246 y 1,184 kW/m2 gracias al rendimiento del 20% del que disponen hoy los paneles solares.

En términos temporales, el mejor momento para llevar a cabo su construcción sería durante la jornada de verano, cuando no hay ni personal docente ni alumnos que puedan entorpecer la tarea.Teniendo en cuenta toda la energía que vamos a obtener, inferior a 100 kW, queremos destinar parte de ella a la alimentación del centro, reduciendo así la factura eléctrica y hemos pensado en otro uso adicional que sigue la linea de nuestro proyecto. Se trata de poner iluminación en los soportes superiores de las pérgolas de “la piscina”, patio exterior del edificio, para poder ofrecer alumbrado. Se trataría de bandas led de bajo consumo.

Retomando nuestra propuesta sobre el uso adicional que daríamos a dichas placas, aprovecharíamos la inclinación para que, en días lluviosos, en los que no somos capaces de ser eficientes por la falta de luz solar, se recogiera el agua procedente de aquella en unos canalones. Este agua sería almacenada para autoabastecer las nuevas zonas vegetales que nosotras habilitaríamos. 

En ellas, plantaríamos especies de exterior que fueran resistentes a temperaturas extremas, así como lo más económicamente rentables posible, sin perder de vista el sentido estético, ya que este conforma uno de los requisitos indispensables de nuestro plan de acción.

El mecanismo de funcionamiento sería el siguiente:

  1. El agua de la lluvia es recogida por las placas y almacenada en el depósito. Cuando el depósito se llene hasta un nivel a determinar, se cerraría el sistema de recogida de agua, evitando así su desborde e inundación de los alrededores.
  2. Mediante una bomba de presión, empujaríamos el agua desde el depósito hasta cada una de las macetas, a través del sistema de tuberías.

 

 

 


Impacto

Entre los beneficios que obtendríamos con esta propuesta cabe destacar el objetivo principal: el energético, pues, basándonos en el análisis realizado en la propuesta “Autoconsumo FV en la ETSII (UPM)-Por una Escuela más sostenible y más moderna”, se estima que la energía producida al año debida a las placas sería de 161700 kWh, alcanzando un máximo de 20416 kWh en verano y un mínimo de 6200 kWh durante el invierno. Todo ello durante los 25 años de vida útil que tienen este tipo de instalaciones fotovoltaicas. Lo cual contribuiría al plan de convertir el modelo energético actual en uno más sostenible y respetuoso con el medio ambiente, haciendo que la Escuela sea prácticamente autosuficiente.

Además, con nuestro segundo uso, embelleceremos la fachada de la escuela y crearemos un entorno agradable. Además, las plantas absorben CO2 y liberan oxígeno, reduciendo así la temperatura ambiente y limpiando el aire de sustancias contaminantes.

 

 

 


Institución responsable

Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales.


Coste estimado

 

En 2019, el precio medio de una instalación de autoconsumo fotovoltaico ronda los 300-400 € por m2, con una producción media de energía mensual de entre 10 y 15kWh por m2. Así, teniendo en cuenta los 496 m2 a ocupar, el coste quedaría en torno a 173600 €, sin incluir montaje, diseño, IVA...

 


Sobre el autor

Nosotras somos tres alumnas de GIO dispuestas a renovar la apariencia de la Universidad siendo conscientes de la emergencia medioambiental que sufre nuestro planeta y la necesidad de compromiso de todos .

Alba Vidal Pozo

Leonor Gómez García 

Cristina Morillo García